Las condiciones en que vive la niñez en nuestro país son dramáticas: el 51.1% de quienes tienen menos de 18 años vive en condiciones de pobreza, es decir, 20.7 millones; además de que sólo 19 de cada 100 fueron considerados por el Coneval como no pobres y no vulnerables, o bien, en condiciones “adecuadas de bienestar”.   Lo anterior implica, de inicio, cuestionar si efectivamente los indicadores con que estamos midiendo la pobreza y la vulnerabilidad son los apropiados,a la luz de los artículos 1º y 4º de la Constitución; así como frente a criterios interpretativos de la Suprema Corte de Justicia de laNación respecto de, por ejemplo,el llamado “derecho al mínimo vital”

 

Que las niñas y los niños sean el grupo de población con mayores condiciones de pobreza tiene severas implicaciones; la más relevante entre ellas es que México es un país inapropiado para la niñez.

Lo anterior se sostiene, si se considera además el marco general en que viven nuestras niñas y niños: somos uno de los países con mayores niveles de violencia en su contra, un país con altos niveles de explotación sexual comercial y trata de niñas y adolescentes, un país en el que del 90% de los delitos sexuales, las víctimas son mujeres, niñas y niños.

A pesar del nuevo registro nacional de personas extraviadas o desaparecidas, no tenemos claridad respecto de cuántas niñas y niños se encuentran en esa condición y mucho menos tenemos datos respecto de la cantidad de niñas y niños que viven en situación de calle y cuántos más viven el infierno de la explotación sexual comercial.

Vivimos en un contexto de violencia generalizada y de violencia contra las mujeres que se traduce en violencia contra las niñas y los niños lo cual, en su conjunto, provoca severas limitaciones a la protección de sus derechos, implica importantes afectaciones en sus oportunidades de desarrollo y también la constante violación de su derecho al libre desarrollo de su personalidad.

Debemos preguntarnos por qué nunca hemos sido un país capaz de proteger a su niñez. Hay alrededor de 2.5 millones de niñas y niños que no asisten a la escuela, una suma similar tiene que trabajar. Al año hay casi 800 defunciones de niñas y niños menores de 5 años por desnutrición y, por si fuera poco, la primera causa de muertes en menores de cinco años son las accidentales y violentas.

De esta forma, aun con la creación del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, en realidad el país no cuenta con los instrumentos efectivos de coordinación, de suma de recursos, de política pública y, en general con una estructura institucional suficiente para garantizar de manera integral, universal y progresiva el conjunto de sus derechos.

Seguimos siendo un país que no ha logrado poner en el centro de todas las decisiones públicas a las niñas y los niños, tampoco culturalmente hemos generado entornos de protección suficientes: están expuestos a una cultura de violencia y estereotipos a través de la televisión, redes sociales y en general, en el internet, los juegos disponibles son la inmensa mayoría de altos contenidos de violencia, la música a la que tienen acceso, por ejemplo los narco corridos y el reguetón, les transmite antivalores sociales, y actitudes machistas y de extrema violencia contra las mujeres.

UNICEF-México ha hecho un llamado a la candidata y los candidatos a la Presidencia para que asuman un compromiso público con la agenda de la niñez. Por ello, independientemente de quién gane, este compromiso debe traducirse en la construcción de una política de Estado en materia de protección y garantía plena de los derechos de la infancia.

Ésa es una de las grandes deudas históricas que tenemos como país y, por ello, uno de los imperativos categóricos que debemos asumir es el relativo a garantizar que ninguna niña o niño se quede atrás.

Investigador del PUED-UNAM

Twitter: @MarioLFuentes1

email
http://marioluisfuentes.org/wp-content/uploads/2018/04/110413-KTM-NINOS-POBREZA-18-1024x683.jpghttp://marioluisfuentes.org/wp-content/uploads/2018/04/110413-KTM-NINOS-POBREZA-18-150x150.jpgMario Luis FuentesExcélsiorLas condiciones en que vive la niñez en nuestro país son dramáticas: el 51.1% de quienes tienen menos de 18 años vive en condiciones de pobreza, es decir, 20.7 millones; además de que sólo 19 de cada 100 fueron considerados por el Coneval como no pobres y no vulnerables,...Integrante de la Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México; Coordinador de la Especialización en Desarrollo Social del Posgrado de la Facultad de Economía; Investigador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED), y Titular de la Cátedra Extraordinaria "Trata de Personas" de la UNAM. Director General del CEIDAS, AC; Director de la Revista México Social, y Conductor del programa México Social, que se transmite todos los martes a las 10  pm por Canal Once.