El lenguaje revela, muestra a quien habla. Los verbos, sustantivos y adjetivos que utilizamos no son un “mero accidente” del acto de hablar, sino antes bien la fiel expresión de cómo pensamos, de cómo articulamos nuestras ideas, y también cómo asignamos significados a nuestra realidad circundante. Teniendo lo anterior en mente, es de una importancia mayor escuchar de manera atenta lo que el Presidente de Estados Unidos está diciendo en torno a México, Corea, China, Rusia, Venezuela y, en general, frente a todos los países que considera una amenaza, directa o indirecta, a los intereses estadunidenses 

 

En ese contexto, la frase de locked and loaded, revela no sólo el carácter belicista del mandatario estadunidense, sino la compleja sicología y mentalidad que está detrás, en lo personal, pero también la visión de grupo que lo encumbró en el poder.

Es importante decir que la frase mencionada se hizo famosa a partir de la película, protagonizada por John Wayne, Sands of Iwo Jima, la cual se contextualiza en la Segunda Guerra Mundial y en la que Wayne caracteriza a un oficial de la Marina de Estados Unidos.

No es un secreto que el presidente Trump es aficionado a ver películas y series de televisión, que lee poco y que tiene poco contacto con el arte. Desde esta perspectiva, que haya elegido una frase estrictamente del argot militar, y que además proviene de la industria fílmica, nos da un panorama terrorífico de lo que podemos esperar para los próximos meses y años, de continuar en el cargo.

En ese contexto, la otra frase, relativa a que, de continuar con sus amenazas, Corea enfrentaría una reacción de “fuego y furia” cobra un sentido mayor, porque ese lenguaje tiene tintes religiosos que convierten en doblemente peligrosa la posición de Trump, pues debe insistirse, se trata sólo de una mentalidad violenta que hace de la venganza el primer motor de su acción.

La mentalidad del estadunidense promedio se encuentra profundamente influida por el pensamiento cristiano; de tal forma que las expresiones de Trump no son meras ocurrencias; es que así es como realmente piensa, y así es como piensa el sector de la ciudadanía que aún lo respalda.

En esa lógica es pertinente destacar algunos ejemplos del pensamiento religioso, mediante el cual, fácilmente, puede ser legitimada la violencia política; así, por ejemplo, en Salmos 2:5, se puede leer: “Luego hablará a ellos en su furor, Y los turbará con su ira”. También en el Libro de Job, 20:23: “Dios enviará sobre él el ardor de su ira, y la hará llover sobre él y sobre su comida”. Y más adelante en 20:21: “Verán sus ojos su quebranto, y beberá de la ira del Todopoderoso”.

Desde esta perspectiva, se percibe una amenazante combinación de un pensamiento conservador, racialmente orientado, sembrador de odio, y respecto del cual, no debemos tener dudas, de que está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias, aun cuando éstas estén malditas, como es la promoción de la guerra, la destrucción y la muerte.

La idea de “armados y listos para disparar” expresada por Trump, no es sólo vulgar, sino inaceptable para un jefe de Estado, pues rebaja la discusión planetaria a un asunto de “vaqueros” que resuelven sus diferencias a punta de pistola, contexto en el que lo importante no es la inteligencia y el diálogo, sino la habilidad para jalar primero del gatillo.

Hoy, cuando enfrentamos los mayores retos históricos en materia de cambio climático, extinción masiva de especies, desempleo global, pobreza, hambre y marginación por todos lados; ahora que el 1 por ciento de la población mundial posee más del 50 por ciento de la riqueza disponible; hoy que necesitamos más que nunca del diálogo y el entendimiento inteligente para resolver los problemas de interés planetario, estamos ante la paradoja de que el jefe del Estado más poderoso del mundo, reduce su papel al de un gatillero del Viejo Oeste.

 

@MarioLFuentes1
Titular de la Cátedra Extraordinaria “Trata de Personas” de la UNAM

email
http://marioluisfuentes.org/wp-content/uploads/2017/08/bandera-estados-unidos-1024x576.jpghttp://marioluisfuentes.org/wp-content/uploads/2017/08/bandera-estados-unidos-150x150.jpgMario Luis FuentesExcélsiorEl lenguaje revela, muestra a quien habla. Los verbos, sustantivos y adjetivos que utilizamos no son un “mero accidente” del acto de hablar, sino antes bien la fiel expresión de cómo pensamos, de cómo articulamos nuestras ideas, y también cómo asignamos significados a nuestra realidad circundante. Teniendo lo anterior en mente, es de una importancia mayor escuchar...Integrante de la Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México; Coordinador de la Especialización en Desarrollo Social del Posgrado de la Facultad de Economía; Investigador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED), y Titular de la Cátedra Extraordinaria "Trata de Personas" de la UNAM. Director General del CEIDAS, AC; Director de la Revista México Social, y Conductor del programa México Social, que se transmite todos los martes a las 10  pm por Canal Once.