Rolando Cordera ha sostenido reiteradamente una idea: “la realidad es subversiva”; y parece serlo más para quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones públicas

 

Pensando desde una mirada así, es importante reconocer la tarea que está desarrollando el equipo de transición del Presidente electo, al reunirse con las víctimas de la violencia y palpar “de primera mano” el nivel de profundidad que tienen el dolor, la angustia y la desesperación de miles de familias que lo han perdido todo.

Tener en la mano los diagnósticos de las regiones, no sólo de las corporaciones oficiales, sino de organizaciones de la sociedad civil, de colectivos, de pueblos organizados, les debe estar dando una idea cada vez más clara de la  magnitud, no sólo de las violencias, sino sobre todo, de la magnitud del daño que ésta ha generado en prácticamente todos los espacios de la vida social.

Desde esta perspectiva, es importante destacar que a lo largo del proceso electoral, la narrativa que se construyó puso al combate a la corrupción al centro de la solución de los grandes problemas nacionales.

Sin duda, el hartazgo de la mayoría ante este pernicioso fenómeno es una de las razones de la abrumadora victoria que tuvo el partido Morena y su candidato presidencial.

A pesar de lo anterior, el mandato de las urnas es mucho más amplio e implica un rediseño del gobierno; y no es exagerado pensarlo también como una necesaria reconstrucción del sistema institucional mexicano, a fin de dar cause a una nueva generación de políticas públicas que permita asumir nuevas prioridades de gobierno y nuevos criterios de inversión pública.

Sin duda alguna, la austeridad gubernamental, la eliminación de los privilegios y la articulación de un gobierno que termine con el dispendio y la ostentación del abuso es un paso necesario en la transformación nacional; empero, la magnitud de nuestro país hace que la auténtica transformación pase por la implementación de nuevas políticas públicas capaces de romper con las causas estructurales de nuestros mayores problemas.

Por ejemplo, es necesario modificar la forma en cómo se presupuesta y gasta a nivel municipal, pues mucho del dispendio se encuentra justamente allí, en lo que puede considerarse como el “eslabón más débil” del federalismo mexicano.

¿Cómo replantear la integración y gasto de los 688 mil millones de pesos que se distribuyeron a través del Ramo 33 en 2018, y cómo tener una propuesta audaz para el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019?

Lo esperable, y ojalá y así sea, es que en el próximo año, con base en una nueva lógica presupuestaria, comiencen a sentarse las bases para que, en el 2020, podamos entrar en serio a lo que el Presidente electo llama la cuarta transformación de la República.

En materia de violencia, ¿cómo hacer para parar la sangría que nos lastima y agrede todos los días? ¿Cómo pacificar al país si los intereses de los grupos criminales se mantienen intactos y si las estructuras operativas y financieras del crimen organizado seguirán siendo las mismas a partir del 1º de diciembre, cuando entre en funciones la nueva administración?

¿Cómo romper con los mecanismos que reproducen estructuralmente la pobreza, en un entorno de bajo crecimiento, de incertidumbre e inestabilidad de los mercados internacionales, de bajos salarios y de una fractura mayúscula en el sistema de seguridad social, el cual no puede crecer ni mejorar la calidad de sus servicios, en un escenario de prácticamente 60% de personas trabajadoras en condiciones de informalidad laboral?

El hambre, la desigualdad, la pobreza, el rezago, la violencia y la discriminación, son categorías en las que se sintetizan los más ingentes problemas que tenemos, y frente a los cuales es necesario hacer mucho más que combatir la corrupción.

En esa lógica, asumiendo la promesa del Presidente electo, de siempre hablarle con la verdad al pueblo, es necesario que comiencen a enviarse mensajes claros respecto de la magnitud y complejidad de los retos.

 

Investigador del PUED-UNAM

@MarioLFuentes1

 

email
http://marioluisfuentes.org/wp-content/uploads/2018/08/map-35719_1280-1024x738.pnghttp://marioluisfuentes.org/wp-content/uploads/2018/08/map-35719_1280-150x150.pngMario Luis FuentesExcélsiorRolando Cordera ha sostenido reiteradamente una idea: “la realidad es subversiva”; y parece serlo más para quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones públicas   Pensando desde una mirada así, es importante reconocer la tarea que está desarrollando el equipo de transición del Presidente electo, al reunirse con las víctimas de...Integrante de la Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México; Coordinador de la Especialización en Desarrollo Social del Posgrado de la Facultad de Economía; Investigador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED), y Titular de la Cátedra Extraordinaria "Trata de Personas" de la UNAM. Director General del CEIDAS, AC; Director de la Revista México Social, y Conductor del programa México Social, que se transmite todos los martes a las 10  pm por Canal Once.