Vale la pena destacar que una marcha que termina en un templete, o bien en un diálogo con las instituciones públicas, constituye un elemento de valor agregado para la consolidación de mecanismos de interlocución entre la sociedad y la autoridad.

Históricamente y de manera creciente, la Ciudad de México, asiento de los tres poderes del Estado, vive en continuo asedio por las marchas y plantones de diferentes grupos, que defienden o exigen el cumplimiento de determinadas agendas. Como resultado, es indudable que la población que usa, vive o transita por las zonas de mayor presencia de movilizaciones sociales, ha pagado siempre un alto costo por estas acciones.

Es importante subrayar que el derecho de todos por expresar su desacuerdo o propuesta, es uno de los más preciados logros de la democracia mexicana, y es al mismo tiempo uno de los principales elementos que explican nuestro sistema institucional de hoy.

Preservar las protestas y las movilizaciones sociales pacíficas es vital para la vida en democracia a que aspiramos. Por ello es importante subrayar que hasta ahora las marchas y captura de espacios públicos, principalmente por quienes disienten de los contenidos de la reforma educativa, han estado aparejados a reuniones públicas y privadas, entre las instituciones y los manifestantes, en las cuales las partes han fijado demandas, desacuerdos y posturas.

Sin dar a conocer los detalles y contenidos reales de estas reuniones, el gobierno federal ha logrado mantener canales de diálogo institucional, asumiendo, junto con el Gobierno de la Ciudad, los costos de la contención “acotada” de las marchas.

Ante la magnitud de la parálisis y caos vial de las últimas semanas en el Distrito Federal, se ha incrementado el número de voces que piden el uso de la fuerza para evitar la toma de las calles. Sin embargo, no debe olvidarse tampoco que en últimas fechas, cada que se ha usado la fuerza policiaca en contra de manifestaciones se han generado graves casos de violación a los derechos humanos en contra de decenas de personas.

Por ello es importante reconocer que la movilización pacífica fortalece la viabilidad de la democracia. Desde esta perspectiva, vale la pena destacar que una marcha que termina en un templete, o bien en un diálogo con las instituciones públicas, constituye un elemento de valor agregado para la consolidación de mecanismos de interlocución entre la sociedad y la autoridad.

Cierto es que siempre está latente el riesgo de que, al amparo de la defensa de la legítima protesta, surjan disturbios y actos de violencia perpetrados por grupos radicales que, como se ha visto reiteradamente a últimas fechas, no tienen ninguna intención u objetivo de promover y lograr acuerdos políticos para la construcción de agendas de mediano o largo plazos.

Frente a estas muchedumbres que agreden todo y a todos, las autoridades tienen en su principal reto —pues el desafío se encuentra en lograr identificarlos y, en consecuencia, acotarlos— limitar su violencia y evitar que en la calle logren contaminar a aquellos que tienen el legítimo derecho de disentir y de expresarlo públicamente, como lo garantiza la Constitución.

Lo esperable es que, ante la presentación del paquete fiscal por parte de la Presidencia de la República, la Ciudad de México será nuevamente el territorio en el cual muchos grupos expresarán su desacuerdo y su propuesta.

Es previsible que las marchas se incrementen, y por ello es deseable que frente a las movilizaciones por venir, todas las instancias del Estado mexicano estén preparadas, con el propósito de privilegiar y fundar en el diálogo democrático las decisiones que habrán de tomarse.

                *Director del CEIDAS, A. C.
email
Mario Luis FuentesExcélsiorExcelsior, 09/09/2013   Vale la pena destacar que una marcha que termina en un templete, o bien en un diálogo con las instituciones públicas, constituye un elemento de valor agregado para la consolidación de mecanismos de interlocución entre la sociedad y la autoridad. Históricamente y de manera creciente, la Ciudad de México,...Integrante de la Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México; Coordinador de la Especialización en Desarrollo Social del Posgrado de la Facultad de Economía; Investigador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED), y Titular de la Cátedra Extraordinaria "Trata de Personas" de la UNAM. Director General del CEIDAS, AC; Director de la Revista México Social, y Conductor del programa México Social, que se transmite todos los martes a las 10  pm por Canal Once.